ANTIBIÓTICOS DEL GRUPO FLUOROQUINOLONAS Y SUS GRAVES EFECTOS SECUNDARIOS

RESUMEN:

  • Las fluoroquinolonas (Cipro, Levaquin, Avelox) se encuentran entre los antibióticos más comúnmente recetados, pero es posible que generen efectos secundarios graves que podrían dañar el sistema nervioso central, así como los sistemas musculoesqueléticos, visuales y renales, en algunas ocasiones de forma simultánea
  • Debido a sus efectos secundarios, se supone que solo deben utilizarse para tratar infecciones bacterianas graves que no respondan a ningún otro tratamiento; en cambio, a menudo son recetados para padecimientos leves como sinusitis, problemas del tracto urinario e infecciones auditivas
  • Después de utilizar fluoroquinolonas se han reportado efectos como ruptura del tendón, desprendimiento de la retina, alucinaciones, cambios en la personalidad, insuficiencia renal, confusión mental, psicosis y pérdida de la memoria

 

Antibióticos Fluoroquinolonas en España y sus nombres comerciales:

  • Ciprofloxacino – Baycip®
  • Norfloxacino – Noroxín®
  • Ofloxacino – Tarivid®.Surnox®
  • Levofloxacino – Tavanic®
  • Pefloxacino – Peflacine®

Por el Dr. Mercola:

Las fluoroquinolonas se encuentran entre los antibióticos más comúnmente recetados en los Estados Unidos.

Entre los más conocidos se encuentra Cipro (fabricado por Bayer), que se convirtió en un nombre muy conocido durante la amenaza de ántrax que ocurrió poco después del 11 de septiembre. Levaquin es un antibiótico muy cercano que se posiciona en segundo lugar.

El uso de antibióticos conlleva el riesgo de padecer efectos secundarios, pero cuando se trata del potencial para causar lesiones graves e incluso la muerte, por sí solas las fluoroquinolonas son riesgosas.

Dado su capacidad para causar daño, deben reservarse solo para tratar las infecciones bacterianas más graves que no respondan a ningún otro tratamiento; en cambio, a menudo son proporcionadas para padecimientos leves como sinusitis, problemas del tracto urinario e infecciones auditivas.

Fluoroquinolonas: ¿Serán los antibióticos más mortíferos disponibles hoy en día?

Si su médico le receta un antibiótico fluoroquinolona (no solo podría ser Cipro o Levaquin sino también Avelox o las opciones genéricas como ciprofloxacina, levofloxacina y moxifloxacina u otros), pero debe estar seguro de que su padecimiento justifique los riesgos que conlleva tomar estos medicamentos.

Las fluoroquinolonas contienen fluoruro como ingrediente esencial del medicamento. El fluoruro es una neurotoxina conocida, y los medicamentos que tienen un fluoruro unido podrían penetrar en tejidos muy sensibles.

Estos medicamentos tienen la capacidad única de penetrar la barrera hematoencefálica, por lo tanto, podrían ingresar en el cerebro y dañar el sistema nervioso central.

De hecho, se ha realizado el retiro comercial de muchos de estos medicamentos debido a su toxicidad, y los que aún se comercializan llevan muchas advertencias de recuadro negro requeridas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

En 2008, la FDA solicitó que siete antibióticos fluoroquinolónicos agregaran una advertencia de recuadro negro, ya que presentan riesgo de tendinitis, e incrementaban entre tres y cuatro veces el riesgo de una ruptura de tendón.

Pero este no es el único riesgo que podrían ocasionar. Por ejemplo, Levaquin, que fue el antibiótico más vendido durante el 2010, enfrenta miles de demandas cada año por personas que se han perjudicado por tomarlo.1

Las reacciones que produce podrían afectar a todo el cuerpo y el sistema nervioso central, así como a los sistemas musculoesquelético, visual y renal, algunas veces de forma simultánea. Algunas de las graves reacciones reportadas son:

 

Desprendimiento de la retina—que podría causar ceguera Alucinaciones
Náuseas y diarrea Insuficiencia renal aguda
Reacciones psicóticas Problemas auditivos
Niebla cerebral Erupciones dolorosas
Alteraciones en el metabolismo del azúcar en la sangre Depresión
Fototoxicidad Neuropatía periférica

 

En un estudio realizado en 2001 por el Dr. Jay Cohen, se documentaron las siguientes tasas de reacción:2

91 % de los pacientes manifestó síntomas en el sistema nervioso (dolor, hormigueo y entumecimiento, mareos, malestar general, debilidad, cefaleas, ansiedad y pánico, pérdida de memoria y psicosis)
73 % de los pacientes presentó síntomas musculoesqueléticos (ruptura de tendón, tendinitis, debilidad y inflamación articular)
42 % de los pacientes exhibió síntomas sensoriales (tinnitus, alteración de la función visual, olfativa y auditiva)
36 % de los pacientes manifestó síntomas cardiovasculares (taquicardia, dificultad para respirar, dolor en el pecho y palpitaciones)
29 % de los pacientes presentó reacciones cutáneas (pérdida de cabello, erupciones cutáneas, sudoración e intolerancia al frío o al calor)
18 % de los pacientes exhibió síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal)

 

En una carta para su congresista, escribió:

Estas reacciones severas han ocurrido en pacientes que por lo general son sanos, activos y jóvenes. Con mucha frecuencia, los antibióticos se prescriben para infecciones leves como sinusitis, infecciones urinarias o de próstata.

La mayoría de las reacciones se producen muy rápidamente, a veces solo con unas cuantas dosis del antibiótico fluoroquinolona. Las reacciones son agudas, severas, terribles y, a menudo, incapacitantes.

Desde la publicación de mi artículo hace dos años y medio, que incluyó 45 casos, he recibido correos electrónicos de más de 100 personas que buscan ayuda para tratar sus reacciones.

En la mayoría de los casos, sus médicos han desestimado sus quejas o negado rotundamente que las reacciones puedan ocurrir debido a las fluoroquinolonas. Sin embargo, las investigaciones médicas extensivas no han encontrado ninguna otra causa.

Y peor aún, no se conocen tratamientos efectivos. Por lo tanto, estas personas han padecido dolor y discapacidad durante semanas, meses y años“.

Las mayores tasas de infecciones resistentes a antibióticos también han estado relacionadas con las fluoroquinolonas

El uso excesivo de estos potentes antibióticos se ha relacionado con infecciones resistentes a los antibióticos, como el Staphylococcus aureus resistente la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés), enterococos resistentes a la vancomicina (VRE) y diarrea posiblemente mortal causada por Clostridium difficile (C. diff).

Según algunas investigaciones, recibir fluoroquinolonas constituye el factor de riesgo más significativo para diarrea causada por Clostridium difficile (CDAD).3

Una vez más, gran parte del problema es que estos medicamentos–destinados para infecciones mortales, que de otra manera no podrían tratarse—continúan siendo utilizados de forma generalizada y excesiva.

En un estudio en BMC Infectious Diseases, se descubrió que en un centro médico casi el 40 % de los tratamientos con fluoroquinolonas que se realizaba era innecesario, mientras que otras investigaciones encontraron que el 81 % de las prescripciones de fluoroquinolonas en dos departamentos académicos de urgencias era inapropiado, según lo que indicaban las directrices institucionales.4 Según informó The New York Times:5

En una entrevista, Mahyar Etminan, epidemiólogo farmacológico de la Universidad de Columbia Británica, indicó que los medicamentos eran utilizados excesivamente por los médicos holgazanes, que prescribían medicamentos potentes para tratar simples resfriados“.

Se cree que los medicamentos son particularmente peligrosos para los niños menores de 18 años de edad, adultos mayores de 60 años de edad, mujeres embarazadas y quienes están amamantando, así como personas con enfermedades hepáticas y quienes toman corticosteroides o medicamentos antiinflamatorios sin esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés). Pero, de cualquier modo, a menudo son recetados en estos grupos poblacionales.

La colaboradora Melanie Haiken, cuando escribió para Forbes recordó haber llevado a su hija adolescente al médico y que este le prescribió Cipro, a pesar de que era menor de 18 años de edad y buscaba tratamiento para una infección auditiva6

Esto provocó que Haiken investigara aún más antes de suministrarle el medicamento a su hija; sin embargo, muchas otras personas desconocen que el antibiótico que les acaban de recetar está relacionado con efectos secundarios tan letales. Suponen que es como cualquier otro antibiótico…

Evite Cipro y otros antibióticos con fluoruro, o correrá el riesgo de padecer efectos secundarios GRAVES

Si su médico le receta uno de estos peligrosos antibióticos, solicítele que le prescriba otro. Es poco usual que sea la única opción farmacológica que puedan prescribirle. Estos antibióticos peligrosos solo deben utilizarse como último recurso. Si termina usándolos, debe leer el empaque y todas las advertencias de forma MUY cuidadosa, y suspenderlo en el momento en que perciba algún efecto secundario.

En esta era actual y expansiva de las redes en línea, existe una gran comunidad de personas que han padecido lesiones causadas por fluoroquinolonas. A menudo se refieren a sí mismos como los “Floxies”, y sus números siguen aumentado conforme continúan prescribiéndose recetas.

Muchos de estos Floxies pertenecen al campo de la medicina (o pertenecieron, antes de ser intoxicados) y tienen la misión de ayudar a las demás víctimas de las fluoroquinolonas.

También, puede ayudar a que esto se conozca públicamente al compartir la información con sus amigos y familiares, y al recomendarles que consideren otras alternativas antes de tomar estos medicamentos—en particular si son recetados para un padecimiento menor.

No se arriesgaría conscientemente a padecer ceguera permanente, cambios en su personalidad o reacciones psicóticas por tratar una infección auditiva, sobre todo si hubiera una alternativa más segura… y casi siempre la hay.

David A. Flockhart, profesor de medicina y Jefe de farmacología clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, informó que hasta un tercio de los pacientes que tomaban fluoroquinolonas experimentaban algún tipo de efecto psiquiátrico negativo, como ansiedad, cambios en la personalidad o confusión. Ha tratado a más de 100 pacientes con tales efectos secundarios psiquiátricos, e indica que:

Los efectos psiquiátricos que causan las fluoroquinolonas son subestimados tanto por los médicos como por la población. Cuanto más potente es el arma que se utiliza, mayor daño colateral podría ocasionar“.

El Cipro, Levaquin y los medicamentos relacionados con esa clase son “armas muy poderosas” que solo deberían utilizarse en casos muy especiales. Asegúrese de que el suyo sea uno de ellos, antes de dar su consentimiento para emplear estos medicamentos.