ASTRÁGALO, UNA PLANTA MEDICINAL INTERESANTE

¿Ha oído usted quizás hablar de los beneficios del astrágalo para la salud? Cada vez más estudiada, esta planta ha suscitado el interés de la comunidad científica debido a sus múltiples actividades biológicas. En realidad, hay que saber que hay varios miles de especies de astrágalos con características y propiedades muy variables. Entre estas numerosas especies, el Astragalus membranaceus es conocido desde hace varios milenios por sus virtudes terapéuticas. En efecto, las propiedades medicinales de esta planta fueron descritas por primera vez en el Shennong bencao jing1, que no es otra cosa que la obra más antigua de farmacopea china. Por esta razón el Astragalus membranaceus es una planta medicinal muy reputada y muy utilizada en Asia. Se recomienda para muchas situaciones, especialmente en el marco de tratamientos contra trastornos cardiovasculares, hepáticos, renales y dermatológicos. Para comprender y confirmar el potencial terapéutico de esta planta, muchos investigadores se han interesado en sus efectos y su composición. Sus trabajos han permitido confirmar las virtudes medicinales del Astragalus membranaceus y de poner de manifiesto unos potentes principios activos naturales.

El interés de la ingesta de complementos de Astragalus membranaceus

Un estudio in vivo para evaluar los efectos del astrágalo
A pesar de los numerosos usos terapéuticos tradicionales de la especie Astragalus membranaceus, hasta ahora habían pocos estudios in vivo sobre esta planta. Por esta razón un equipo de investigación americano ha querido evaluar los efectos de la ingesta de complementos de astrágalo en el ser humano. Para ello, este estudio se ha realizado con varias personas que no presentaban trastornos conocidos. Mientras que estas últimas recibían dosis diferentes de Astragalus membranaceus, los investigadores evaluaban distintos parámetros entre los que se encuentran la respuesta de los leucocitos, de las plaquetas y de las citocinas, así como la temperatura corporal y la tensión arterial.

El poder inmunoestimulante del Astragalus membranaceus
Publicadas en 2016 en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine2, las conclusiones de este estudio han evidenciado resultados positivos. Los primeros efectos constatados aparecieron cuatro horas después de la ingesta de los complementos, con un aumento de las plaquetas circulantes. Los investigadores también midieron un aumento significativo de ciertos leucocitos, conocidos por su función esencial en la defensa del organismo. Entre estos leucocitos o glóbulos blancos, aparecieron unos monocitos, unos linfocitos y unos neutrófilos en un periodo de 8 a 12 horas después de la administración. De igual manera, los científicos observaron un cambio dinámico de los niveles de citocinas circulantes, como el TNF-alfa (del inglés Tumour Necrosis Factor alpha – Factor de necrosis tumoral alfa), la IL-6 (Interleucina – 6) o el interferón gamma. Estos elementos intervienen en el sistema inmunitario, lo que confirma el poder inmunoestimulante del Astragalus membranaceus. Además, el interés terapéutico de esta planta ha quedado confirmado por la aparición de signos fisiológicos como una disminución de la tensión arterial así como una elevación de la temperatura corporal. Estos dos fenómenos son característicos de una activación del sistema inmunitario, de ahí la eficacia de la ingesta de complementos de Astragalus membranaceus para mejorar las defensas naturales del organismo.

Una fracción activa con propiedades antiinflamatorias

Si bien la actividad inmunoestimulante del Astragalus membranaceus ha quedado confirmada recientemente, desde 2014 ya se habían evidenciado propiedades antiinflamatorias3. Efectivamente, un equipo de investigación chino logró identificar y extraer una fracción activa del astrágalo. Las propiedades de esta fracción se evaluaron utilizando células inmunitarias específicas. Los investigadores constataron que el extracto de astrágalo permitiría inhibir la expresión de una enzima específica: la óxido nítrico sintasa. Ésta está implicada en la vasodilatación, un fenómeno característico de la inflamación. Al profundizar sus investigaciones, los científicos evidenciaron que la fracción activa del astrágalo actuaría en muchas células implicadas en los procesos inflamatorios, como la ciclooxigenasa 2, el NFkB (del inglés Nuclear factor Kappa B – Factor de transcripción nuclear kappa B), la prostaglandina E2, unos reguladores de la via MAPK (del inglés Mitogen-activated protein kinases – proteínas quinasas activadas por mitógenos) o incluso unas citocinas como la IL-1β (Interleucina 1 beta), la IL-6 (Interleucina 6) y el TNF-alfa (del inglés Tumour necrosis factor alpha – Factor de necrosis tumoral alfa). Según los investigadores, la actividad de estas moléculas se redujo globalmente a la mitad gracias a la utilización de un extracto de Astragalus membranaceus. Para explicar esta actividad inflamatoria, los autores del estudio trabajaron seguidamente en la identificación de los principios activos de esta planta. Publicados en la revista Phytotherapy Research3, los resultados de sus trabajos han evidenciado 13 compuestos activos, entre los que se encuentran 5 isoflavonoides y 8 saponinas. La actividad de estas moléculas podría explicar las propiedades antiinflamatorias del Astragalus membranaceus. Así pues, esta planta podría tener un gran interés para prevenir o aliviar las inflamaciones.

Identificación de antioxidantes naturales en el astrágalo

Además de sus propiedades antiinflamatorias, el Astragalus membranaceus presenta otras virtudes para proteger el organismo. Sus efectos protectores además han sido confirmados por un estudio publicado en 2015 en la revista científica especializada china Zhongguo Zhong yao za zhi4. En sus trabajos, los investigadores han logrado confirmar el poder antioxidante de tres principios activos del Astragalus membranaceus: el astragalósido IV, la formononetina y el grupo de las calycosinas. La actividad antioxidante de estas moléculas fue evaluada en células Chang Liver. Éstas últimas constituyen un género de células del hígado normales, a las que los investigadores han inducido un estrés oxidativo añadiendo H2O2. Para seguir la actividad de los principios activos del astrágalo, los investigadores analizaron los niveles de estrés oxidativo midiendo la cantidad intracelular de especies reactivas del oxígeno (ROS – del inglés Reactive oxygen species), así como la expresión del citocromo P450 2E1. También conocido por las iniciales CYP2E1, éste último es conocido por inducir un estrés oxidativo responsable de complicaciones para la salud. Después de haber confirmado la pertinencia de su estudio gracias a un test controlado, los investigadores mostraron que los componentes identificados en el Astragalus membranaceus permitían reducir el estrés oxidativo, parte del cual es el inducido por CYP2E1. En consecuencia, los principios activos de esta especie de astrágalo podrían ser particularmente eficaces para combatir los daños causados por los radicales libres.

Estos estudios confirman el potencial terapéutico del Astragalus membranaceus. Sus propiedades antioxidantes, inmnoestimulantes y antiinflamatorias hacen que tenga un efecto protector para el organismo. Así pues, la ingesta de complementos de astrágalo podría permitir prevenir o combatir ciertas patologías entre las que se encuentran las asociadas a la edad. Por otra parte, por esta razón el astrágalo ya se utiliza en la formulación de reconstituyentes y de complementos antienvejecimiento.