ESTA ESTRATEGIA ES TRES VECES MÁS EFICAZ QUE LA VACUNA ANTIGRIPAL

RESUMEN:
• Las células asesinas naturales (NK) son un tipo específico de glóbulos blancos y componentes importantes del sistema inmunológico (innato) mediado por células, y están involucradas tanto en las enfermedades virales como en el cáncer.
• Las células NK son citotóxicas; inducen la apoptosis (muerte celular programada), que destruye a los virus junto con las células infectadas.
• Este tipo de células–que no son específicas del antígeno—reprimen la infección mientras la respuesta inmunológica humoral adaptativa genera las células T que contienen las citotoxinas específicas del antígeno para eliminar la infección
• KLRD1 es un gen receptor que se encuentra en la superficie de las células NK, y los niveles de este gen presentes en la sangre de una persona antes de la exposición al virus de la influenza podrían predecir con un 86 % de precisión si la persona contraerá la gripe.
• Las personas cuyas células inmunológicas contenían entre un 10 y 13 % de células NK no manifestaron la enfermedad después de exponerse al virus de la gripe, mientras que las que exhibían niveles inferiores al 10 %, si la contrajeron.

Por el Dr. Mercola

Las células asesinas naturales (NK), un tipo específico de glóbulos blancos, son un componente importante del sistema inmunológico innato. Este sistema se compone de dos tipos diferentes–la inmunidad mediada por células (innata) y la inmunidad humoral (adaptativa). Cuando contrae una enfermedad viral, el patógeno ingresa en su cuerpo e infecta sus células.

El proceso posterior de la enfermedad involucra una respuesta inmunológica mediada por células, que activa a las células NK, junto con sustancias químicas que las atraen hacia la zona de la infección, donde básicamente los glóbulos blancos mastican y escupen las células infectadas. Este proceso elimina el virus y rejuvenece el agua gelatinosa dentro de las células.

Durante la recuperación, el sistema inmunológico humoral se activa y comienza a generar anticuerpos contra el virus para ayudar a evitar el mismo proceso de enfermedad y que se manifiesten los síntomas de nuevo, en caso de que posteriormente se exponga al mismo virus.

Siempre y cuando su sistema inmunológico mediado por células se active primero y el sistema inmunológico humoral se active después, eso prologará el efecto de inmunidad contra ese patógeno.

Por otro lado, la inmunidad grupal adquirida naturalmente por una población se activa cuando un porcentaje muy elevado de personas ha pasado por este proceso de respuesta inmunológica humoral y mediada por células, cuya secuencia no ocurre durante la vacunación, razón por la cual es incorrecto denominarlo como “inmunidad grupal” inducida por vacuna.

Las células NK protegen contra los tumores y enfermedades virales

Las células NK están involucradas en enfermedades virales, padecimientos como el cáncer y enfermedades autoinmunológicas. Como explica un artículo realizado en 2008 sobre las funciones de las células NK:1

Las células NK son linfocitos efectores del sistema inmunológico innato que controlan diversos tipos de tumores e infecciones microbianas al limitar su propagación y daño tisular posterior…

Las células NK también son células reguladoras que participan en interacciones recíprocas con células dendríticas, macrófagos, células T y células endoteliales; además pueden limitar o exacerbar la respuesta inmunológica.

Aunque las células NK pueden parecer redundantes en diversos padecimientos inmunológicamente difíciles en seres humanos, al parecer la manipulación de células NK es prometedora para mejorar el trasplante de órganos sólidos y hematopoyéticos, promover la inmunoterapia antitumoral, así como para controlar los trastornos inflamatorios y autoinmunológicos“.

Las células NK son citotóxicas, lo que significa que son capaces de destruir células. Los pequeños gránulos en el citoplasma contienen granzimas–proteínas especiales, tales como perforina y proteasas.

La perforina—que hace referencia a la base funcional de su nombre–perfora la membrana de la célula objetivo para su eliminación, lo que permite la entrada de proteínas y otras sustancias químicas e induce la apoptosis (muerte celular programada), que destruye el virus junto con la célula infectada.

De esta manera, las células NK–que no son específicas de antígeno—reprimen la infección mientras la respuesta inmunológica humoral adaptativa genera células T que contienen citotoxinas específicas de antígeno para eliminar la infección.

En otras palabras, las células NK mantienen bajo control la replicación viral, mientras que la parte adaptativa del sistema inmunológico “descubre” las propiedades del virus y produce anticuerpos compatibles.

La investigación confirma que cuando tiene deficiencia de células NK, es mucho más susceptible a infecciones virales y también a la posible formación de tumores.2 Asimismo, las células NK ayudan a regular el sistema inmunológico al producir citoquinas, moléculas señalizadoras que estimulan y regulan a otras células del sistema inmunológico.

Ya que las células NK tienen la capacidad de diferenciar entre células sanas normales y anormales, como las infectadas por un virus o las que se han vuelto cancerígenas, los científicos buscan maneras de optimizar la función de las células NK como una forma de mejorar la efectividad de los tratamientos contra el cáncer.3,4 La buena noticia es que hay muchas maneras de incrementar el número y función de las células NK, lo cual analizaré enseguida.

Tener suficientes células NK podría inmunizarle contra la influenza

Recientemente, los investigadores descubrieron algo muy interesante, si tiene suficientes células NK en su sistema, es posible que no contraiga influenza.5,6 Según informó Live Science,7 un gen específico llamado KLRD1 “podría servir como un proxy para los niveles de células asesinas naturales de una persona”.

KLRD1 es un gen receptor que se encuentra en la superficie de las células NK, y los niveles de este gen presentes en la sangre de una persona antes de exponerse al virus podrían predecir con un 86 % de precisión si esa persona contraerá la gripe.

Según el autor principal del estudio, Purvesh Khatri, profesor asociado de medicina y ciencias de información biomédica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford,8 KLRD1 es “el primer biomarcador que demuestra susceptibilidad a múltiples cepas de influenza”. Según informó Eurekalert:9

[E]n general, las personas cuyas células inmunológicas estuvieron compuestas por un 10 a 13 % de células asesinas naturales [células NK] no padecieron la gripe, mientras que las personas cuyas células asesinas naturales no alcanzaron el 10 %, contrajeron la enfermedad.

Es una línea muy delgada, indicó Khatri, pero la diferencia entre estos dos grupos es muy evidente, todas las personas que exhibieron un 10 % o más de células asesinas naturales se mantuvieron inmunes ante la infección y no manifestaron síntomas.

Además, expuso que sus hallazgos podrían ayudar a los profesionales de la salud a comprender qué personas se encuentran en mayor riesgo de contraer la gripe“.

¿Cuáles son las medidas para incrementar la cantidad de células NK?

Si bien, los investigadores esperan que sus descubrimientos puedan ayudar a desarrollar vacunas antigripales más eficaces, no necesita recurrir a una intervención farmacológica para optimizar sus células NK e incrementar su protección contra prácticamente todos los virus y tumores malignos.

Las células NK tienden a perder funcionalidad conforme envejece, lo que le vuelve más susceptible a las enfermedades, incluyendo a las infecciones virales, como la gripe y el cáncer.

El término médico para esta degeneración es “senescencia inmunológica”. La buena noticia es que podría contrarrestar este deterioro de diferentes maneras, incluyendo las siguientes:

 

Haga ejercicio de forma regular

Un estudio demostró que el ejercicio moderado mejoraba el funcionamiento de las células NK en pacientes con cáncer.10

Elimine el hábito de fumar

Dejar de fumar también le ayudará, ya que influye en la función de las células NK.11

Salvado de arroz modificado enzimáticamente (EMRB, por su siglas en inglés)

EMRB se produce al exponer la fibra de salvado de arroz a enzimas aisladas del hongo shiitake. En un estudio realizado en 2013, un producto de salvado de arroz llamado MGN-312 incrementó hasta en un 84 % la actividad de las células NK en pacientes con mieloma múltiple, después de tres meses de tratamiento.13

En un estudio anterior, los ratones mayores que fueron inyectados con EMRB incrementaron cinco veces la acción de sus células NK en dos días.14

Cardamomo

El cardamomo está emparentado con la cúrcuma y es conocido por sus potentes beneficios para estimular el sistema inmunológico e incrementa la actividad de las células NK.15,16 Un estudio realizado en 200717 descubrió que inhibía el cáncer de colon ya que evitaba el daño celular causado por la acumulación de toxinas y diversos productos de desecho en el colon.

Esta apetitosa especia también posee una poderoso efecto antioxidante y antimicrobiano, ya que inhibe eficazmente la E. coli, Staphylococcus aureus y Pseudomona aeruginosa, esta última es una fuente común de infecciones adquiridas en hospitales.

Pimienta negra

Al igual que el cardamomo, la pimienta negra también ha demostrado que estimula la actividad citotóxica de las células NK y fomenta una función inmunológica saludable.18

Calostro

El calostro es la leche que se produce en las primeras 24 a 48 horas después del parto; el de las vacas es muy similar al humano, y por lo general los productos a base de calostro provienen de vacas; además, contiene diversos factores inmunológicos y de crecimiento que necesitan las crías.

En un estudio realizado en 201219 en ratones, se demostró que administrar por vía oral el calostro bovino maduro, desnatado y concentrado activaba el sistema inmunológico y protegía contra la infección de la gripe ya que potenciaba la acción de las células NK.

Otro estudio de 2014 realizado en animales20 concluyó que “administrar suplementos de calostro mejoraba la citotoxicidad de las células NK y la respuesta inmunológica hacia las infecciones primarias del virus de la influenza en ratones”.

Los ratones a los que se les suministró calostro y habían contraído la gripe también tuvieron una infección menos grave y una carga viral menor en los pulmones, en comparación con los controles.

Un estudio previo,21 publicado en 2007, encontró que aplicar un tratamiento con calostro por vía oral durante dos meses había prevenido eficazmente la infección de la influenza tres veces más, que vacunar contra la influenza.

Según los autores, “el calostro, tanto en sujetos sanos como en pacientes con enfermedades cardiovasculares de alto riesgo, por lo menos es tres veces más eficaz que vacunar para prevenir la gripe, y es muy económico…”

Hongos

Los hongos como las setas shiitake, maitake y hongos ostra,22 también estimulan la acción de las células NK gracias a su contenido de beta-glucano, un polisacárido conocido por su actividad como refuerzo inmunológico y anticancerígeno. Como señaló un estudio realizado en 2007, publicado en la revista Medicina:23

[L]os beta-glucanos… potencian la defensa inmunológica del huésped al activar el sistema del complemento, lo cual mejora la función de los macrófagos y células asesinas naturales.

Es probable que la respuesta celular inducida por los hongos y otros beta-glucanos involucre una interacción específica con varios receptores de la superficie celular, como el receptor 3 del complemento, lactosilceramida, receptores captadores seleccionados y dectina-1 (betaGR). Además, los beta-glucanos exhiben una actividad anticancerígena.

Pueden prevenir la oncogénesis gracias al efecto protector contra agentes cancerígenos genotóxicos poderosos. Como agente inmunoestimulador, que funciona al activar los macrófagos y citotoxicidad de las células NK, el beta-glucano podría inhibir el crecimiento tumoral en la etapa de promoción“.

Probióticos

Las bacterias beneficiosas que se encuentran en los alimentos tradicionalmente fermentados también estimulan la actividad de las células NK,24 y las personas que tienen bajos niveles de estas células son propensas a experimentar mayores beneficios de los suplementos probióticos que los que tienen niveles saludables de células NK.

Ginseng

El ginseng panax incrementa la actividad de las células NK y fomenta la producción de citoquinas, que reducen la inflamación a través de un polisacárido llamado ginsan.25

Melatonina

La melatonina es una neurohormona producida por la glándula pineal; es decir, un modulador de riesgo de cáncer muy reconocido. Como señaló un artículo realizado en 2006 sobre el rol de la melatonina en la mejora del sistema inmunológico y su aplicación en el tratamiento contra el cáncer:26

En términos fisiológicos, la melatonina está relacionada con las citocinas T-helper 1 (Th1), y al administrarla favorece el cebado de Th1.

En los ratones normales y leucémicos, administrar melatonina produce una mejora cuantitativa y funcional de las células NK, cuya función es mediar las defensas contra las células infectadas con virus y cancerígenas.

Al parecer, la melatonina regula la dinámica celular, incluyendo las etapas de proliferación y maduración, en casi todos los linajes hemopoyéticos e inmunológicos involucrados en la defensa del huésped–no solo las células NK sino también los linfocitos T y B, granulocitos y monocitos, tanto en la médula ósea como en los tejidos“.

Asimismo, un artículo realizado en 200527 destacó la importancia de las células NK en el envejecimiento y la longevidad, al señalar que “en el caso de los centenarios, su longevidad ha estado relacionada con un mayor número de células NK” y que “los centenarios preservan adecuadamente la capacidad citotóxica de las células NK en su sangre periférica”.

Este documento también analiza la acción inmunorreguladora de la melatonina en el sistema inmunológico innato, y que la melatonina exógena (suplementos de melatonina) “incrementa la cantidad de células NK y monocitos en la médula ósea y el bazo, que exhiben un lapso de latencia de 7 a 14 días”.

 

Impulsar la inmunidad innata es la primera línea de defensa contra la influenza y otras enfermedades

Con frecuencia, he enfatizado que estimular la función inmunológica natural es una parte fundamental de la salud y prevención de enfermedades, y de hecho, ha ocurrido durante la temporada de gripe.

Como se descubrió recientemente, una vez que las células NK alcanzan cierto límite–que al parecer es alrededor del 10 %–no contraerá la gripe, aun cuando se exponga al virus de la enfermedad.

Además, conforme envejece se vuelve cada vez más significativo mejorar la función de células NK, ya que con el tiempo tiende a disminuir de forma natural si no hace ejercicio ni consume alimentos que le ayuden a mantener los niveles y el funcionamiento de las mismas.

En gran parte ocurre por qué las personas mayores son más propensas a la gripe y otras infecciones. De igual manera, son más susceptibles al cáncer, y las células NK también desempeñan un rol vital para prevenir los tumores.

Entonces, aparte de optimizar los niveles de vitamina D, debe considerar consumir más alimentos que incrementan la cantidad de células NK, como los mencionados anteriormente. Al hacerlo podría contribuir en gran medida a evitar la influenza y otras infecciones.